Economía-mundo y expansión colonial: El Batavia y el caso de los Países Bajos

La expansión de las redes comerciales y la estructuración de una economía de carácter global constituyó, como hemos tratado oportunamente, uno de los pilares del proceso de modernización a partir del siglo XVI de nuestra era.

En el proceso de estructuración de la Economía-Mundo, los Países Bajos se constituyeron en uno de los participantes más dinámicos. La fundación de la Compañía de las Indias Orientales (Vereenigde Oostindische Compagnie) en 1602, antecedió en casi medio siglo al reconocimiento español de la independencia de los Países Bajos con la Paz de Münster (1648). Los comerciantes neerlandeses se lanzaron a dominar los mercados de las especias desplazando, paulatinamente, a los portugueses. Su éxito hizo posible fijar posiciones monopólicas alrededor de productos claves para el mercado europeo ayudando a financiar el esfuerzo de la guerra de independencia  y el establecimiento de numerosas fundaciones coloniales en el actual archipiélago indonesio.

Sin embargo, la escala de los desafíos encarados llevó muchas veces a la emergencia de crisis y retrocesos. Las distancias llevaron muchas veces al relajamiento de las normas de convivencia propias de la sociedad metropolitana. Pocos ejemplos ilustran los desafíos que enfrentaron los colonos neerlandeses mejor que el caso de la expedición del Batavia. Aquella nave, orgullo de la Compañía y en pleno viaje inaugural se perdió en las costas australianas en 1629.   El motín subsiguiente costó las vidas de numerosos sobrevivientes a la par que dejó al descubierto las sombras del modelo de expansión neerlandés.

Para ilustrar la cuestión se adjunta un artículo relacionado, aparecido en el suplemento cultural del diario ABC:

El Caso del Batavia

Cordialmente,

Iván

¿El Maestro de la Flémalle o Robert Campin? La emergencia del artista en el Renacimiento

 

El proceso de diferenciación del artista respecto de sus orígenes en el artesanado medieval es uno de los elementos más destacados de las transformaciones en torno al Renacimiento. Un ejemplo del impacto de las transformaciones en curso se nos presenta con la obra del llamado Maestro de la Flémalle. Sus obras,  precursoras del Renacimiento flamenco, han sido adjudicadas, luego de un intenso debate, a la autoría de Robert Campin (c.1404-1444). Más allá de la discusión respecto de la asignación efectiva de las obras a un artista específico, su caso nos sirve de ejemplo para contextualizar la emergencia de la figura del artista en el período en cuestión de acuerdo a los procesos que han sido tratados en pasados encuentros.

Se adjunta a continuación, para complementar las lecturas disponibles, un enlace, a un artículo de M.ª Ángeles Blanca Piquero López para profundizar respecto del problema de la atribución de las obras del artista.

https://www.museodelprado.es/aprende/enciclopedia/voz/campin-robert/2f2e4b9c-3e97-437c-a76e-4c4d25f5ebb3

Cordialmente,

Prof. Dr. Iván Rey